China envía un destructor frente a las costas de Taiwan ante la visita de Pelosi

La llegada de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU a la isla hace caer a las bolsas asiáticas ante el miedo a una posible desestabilización en la región si China toma represalias Leer

China envía un destructor frente a las costas de Taiwan ante la visita de Pelosi

La llegada de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU a la isla hace caer a las bolsas asiáticas ante el miedo a una posible desestabilización en la región si China toma represalias Leer

CIA La guerra en Ucrania ha provocado que China se replantee «cuándo y cómo» invadir Taiwán Asia Si Taiwan declara su independencia, China irá a la guerra

Un buque destructor del Ejército chino se ha estacionado esta madrugada a unos 80 kilómetros de las costas de la isla Lanyu, situada al sureste de Taiwan, ha informado este martes la agencia de noticias de la isla ‘CNA’.

Fuentes militares citadas por la agencia ha asegurado que, además, otros destructores, buques de inteligencia y fragatas de misiles del Ejército Popular de Liberación (Ejército chino) han sido avistados «en los últimos dos días» en las aguas cercanas a la ya mencionada isla Lanyu y a 88 kilómetros la ciudad de Hualien, en la costa este de Taiwan.

El destructor chino detectado en Lanyu, también conocida como «isla Orquídea» y situada a 64 kilómetros de Taiwan, tiene un radio de vigilancia de 380 kilómetros a nivel del mar y de hasta 560 kilómetros si monitorea el espacio aéreo a su alrededor, según expertos en defensa citados por ‘CNA’. Mientras, varios aviones de combate chinos han volado cerca de la línea media que divide el Estrecho de Taiwan, según informa Reuters.

El Ministerio de Defensa de la isla ha explicado que ha utilizado «métodos conjuntos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento para registrar y controlar los posibles movimientos del enemigo». Los acercamientos de embarcaciones chinas se producen cuando la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, podría visitar Taiwan en las próximas horas, durante la gira por Asia que está llevando a cabo estos días.

Para saber más

Pekín ha declarado en la última semana que tomará «medidas contundentes» si se produce el viaje, todavía no confirmado por Pelosi o por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwan. Además, China ha acusado a EEUU de «vaciar de contenido la política de ‘una sola China'» y ha amenazado a Taipéi con «consecuencias desastrosas si EEUU gestiona mal la situación en el Estrecho».

En el último año, han aumentado el número de incursiones de aviones chinos en la autodefinida zona de identificación aérea (ADIZ) de Taiwan. Asimismo, el paso de destructores estadounidenses por el estrecho de Taiwan en los últimos meses también ha sido condenado repetidas veces por Pekín.

Por su parte, Rusia ha acusado este martes a EEUU de «desestabilizar el mundo», ha dicho en Telegram la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, María Zajárova. «Washington desestabiliza el mundo. Ni un solo conflicto resuelto en las últimas décadas, sino varios provocados», ha añadido Zajárova tras las advertencias de China contra la visita de Pelosi.

La posible visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos a Taiwan ha hecho que los mercados bursátiles de Asia se desplomaran este martes ante la preocupación de los inversores por el riesgo de una escalada con China .

Los operadores, que ya estaban nerviosos tras una serie de anuncios que mostraban que las economías estaban comenzando a sufrir el aumento de la inflación y las subidas de los tipos de interés de los bancos centrales, temen ahora una desestabilización en la región si China toma represalias contra la visita de Pelosi.

La presidenta de la Cámara de Representantes sería, en caso de ser confirmada, la funcionaria estadounidense de mayor rango en visitar Taiwan desde su predecesor Newt Gingrich en 1997. Pekín, que considera la isla como parte de su territorio y ha prometido recuperarla algún día, ha advertido que consideraría esa visita como una provocación y ha hecho fuertes declaraciones en los últimos días.

Aunque la mayoría de los observadores consideran baja la probabilidad de un conflicto armado, los funcionarios estadounidenses han dicho que se están preparando para posibles demostraciones de fuerza militar china, como ataques con misiles en el estrecho de Taiwan o incursiones aéreas masivas alrededor de la isla.

Las bolsas de Hong Kong y Shanghái se han resentido a última hora de la mañana, perdiendo cerca de un 3% cada una. Taipéi ha bajado un 1,8% y Tokio más de un 1%. En el resto de la región, Seúl, Singapur, Yakarta, Sídney y Wellington también bajaron.

En el mercado cambiario, el yen japonés, considerado una inversión refugio, ha subido a su nivel más alto en dos meses frente al dólar estadounidense, mientras que el dólar taiwanés ha caído 0,7%. «El riesgo está aumentando», ha señalado Stephen Innes de SPI Asset Management.

«Es casi seguro que Pelosi visite Taiwan este martes, así que está en manos de China ver si la situación escala», ha agregado Innes, tras señalar que «podría no ser más que una tempestad en un vaso de agua, pero los inversionistas internacionales y taiwaneses están bastante preocupados».

«Nadie quiere una guerra real, pero el riesgo de un percance o incluso de una escalada agresiva de juegos militares es real, y siempre puede conducir a un error táctico», ha explicado. El repunte de las tensiones viene menos de una semana después de que los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de China, Xi Jinping, conversaron por teléfono. El líder chino ha advertido a su par no «jugar con fuego» en la relación con Taiwan.

La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU tiene el «derecho» de visitar Taiwan, ha insistido el pasado lunes la Casa Blanca después de que la demócrata iniciara una gira por Asia en medio de crecientes tensiones con China.

«El primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, destacó la importancia de que haya una relación estable entre Estados Unidos y China para la paz y la seguridad regional», según un comunicado difundido por el ministerio de Relaciones Exteriores de Singapur.

La delegación encabezada por Pelosi visitará también Malasia, Corea del Sur y Japón, pero las expectativas sobre una posible escala en Taiwan centran la atención de la gira. «Tiene el derecho de visitar Taiwan», ha dicho a los periodistas John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. «No hay motivo para que Pekín convierta una posible visita, congruente con la política estadounidense de hace tiempo, en un tipo de crisis», ha añadido.

No obstante, el aeropuerto internacional de Taoyuan ha aumentado su nivel de seguridad tras registrar este martes una amenaza de bomba, pocas horas antes de la posible llegada esta noche a la isla de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, ha informado la agencia de noticias taiwanesa ‘CNA’. Sin embargo, la Policía, citada por ‘CNA’, ha explicado que no había encontrado «nada sospechoso» dentro del recinto aeroportuario.

El ministerio de Defensa de Taiwan ha dicho este martes que está «decidido, capaz y confiado» en que podrá proteger a la isla de las crecientes amenazas de China en el marco de una posible visita de Pelosi.

«Estamos preparando meticulosamente varios planes y las tropas adecuadas serán desplegadas para responder, respetando las reglas de respuesta en situaciones de emergencia, a las amenazas del enemigo», ha indicado el ministerio taiwanés en un comunicado.

Los reportes sobre un plan para visitar Taiwan indignaron a China y provocaron molestia incluso en la Casa Blanca, en medio de intentos del presidente Joe Biden de aplacar la crispación con Pekín. Por su parte, el embajador chino ante la ONU, Zhang Hun, ha calificado la visita como «muy peligrosa, muy provocadora», en declaraciones a periodistas.

China considera a Taiwan como una provincia que aún no ha conseguido reunificar con el resto de su territorio desde el final de la guerra civil y evoca reiteradamente la posibilidad de recuperarla, por la fuerza de ser necesario. El gobierno chino se opone a cualquier iniciativa que otorgue legitimidad internacional a las autoridades taiwanesas.

Esta isla de 23 millones de habitantes convive con el temor de una invasión, pero esta amenaza se ha intensificado durante la presidencia de Xi Jinping. EEUU mantiene desde 1979, cuando estableció relaciones con Pekín, una «ambigüedad estratégica» hacia Taiwan: una política deliberadamente opaca bajo la cual se abstiene de indicar claramente en qué circunstancias intervendría militarmente para defender la isla.

En el plano diplomático reconoce a Pekín y no a Taipéi, pero respalda al gobierno democrático de Taiwan y se opone a un cambio por la fuerza en el ‘statu quo’ de la isla.

Deja una respuesta